Apoyo/Advertencia (5)

julio 28, 2009

Rodrigo Fresán nos mandó su parrafada-remixeada para la sección Apoyo/Advertencia:

“¿Es David Foster Wallace, como algunos creen, el escritor más importante de su generación? Está claro que cuenta con la combinación necesaria de intelecto, talento y ambición en cantidades extravagantes”, se preguntaba primero y se respondía a medias la entrada que le dedicó The Salon.com Reader’s Guide to Contemporary Authors (Penguin, 2000). Y ahí –voluntaria o involuntariamente— estaba todo el dilema y el enigma. El lanzamiento de La broma infinita fue casi similar al que se dedica a vender a un presidente. Campaña bestial de publicidad y marketing para un libro que descendía directamente de títulos como Los reconocimientos de William Gaddis, El arco iris de gravedad de Thomas Pynchon, El túnel de William Gass y –antes que nada y nadie—del Tristram Shandy de Lawrence Sterne, del Moby-Dick de Herman Melville, de El hombre sin atributos de Robert Musil y de En busca del tiempo perdido de Marcel Proust.

Así, La broma infinita gozó y padeció de una enorme atención mediática y mereció ese particular tratamiento que recibe toda Novela King Kong: el de ser adorada por nativos y celebrada por turistas a la vez que se la abate.

Los turistas dijeron primero “aaaah” y después “aaagh”.

Los nativos, claro, eran aquellos que venían siguiendo a Wallace desde antes, desde su debut novelístico The Broom of the System (de 1987, que continúa inédito en castellano junto al tratado Signifying Rappers: Rap and Race in the Urban Present (1990) escrito junto a Mark Costello; el resto ha sido publicado por Mondadori) y los relatos o micro-novelas reunidas La chica del pelo raro (1989) así como sus formidables ensayos y artículos periodísticos (para muchos lo mejor y lo más influyente y trascendental de su obra) que no demorarían en ser reunidos primero en Algo supuestamente divertido que no volveré a hacer (1997) y luego en Hablemos de langostas (2005).

Pero La broma infinita fue y sigue siendo uno de esos momentos clave dentro del panorama literario que no es otra cosa que –como la novela de Wallace— el constante eco de un chiste sin final proyectándose hacia el abismo: la vieja y eterna discusión –a eso se refiere Eggers en su introducción– de difícil versus fácil y todo eso. De ahí que no demoraran en aparecer sites de internet enteramente lanzados a la decodificación de la novela, guías de lectura completamente dedicadas a la explicación y simplificación de los múltiples vericuetos del monstruo, y abundaran las polémicas en los medios y vernissages en cuanto a si Wallace era inventivo o, apenas, un invento. Y fueron muchos y demasiados lo que se olvidaron de decir lo más fácil de decir: que la formidable saga casi-futurista estaba muy pero muy bien escrita y que abundaba en momentos emocionantes y sensibles acercando a Wallace a las tierras de Salinger y Vonnegut a la vez que lo consagraban como el mejor estilista y escritor satírico de su generación junto al american psycho Bret Easton Ellis. Y que –tal vez lo más importante de todo para algunos— La broma infinita había sido, seguramente, un libro difícil (entendiendo por dificultad la entrega que le había exigido a su autor) de escribir pero fácil (entendiendo por facilidad el placer que obsequiaba a su lector) de leer.

En una entevista, Wallace –sobrevivido hoy por colegas y amigos en la misma brecha como Rick Moody, William T. Vollmann o Richard Powers— explicó sus intenciones con sintética claridad: ‘Yo tuve un profesor que me caía muy bien y que aseguraba que la tarea de la buena escritura era la de darles calma a los perturbados y perturbar a los que están calmados’.

Misión cumplida”.

Gracias Rodrigo.

Anuncios

Apoyo/Advertencia (4)

julio 27, 2009

Alberto Fuguet nos manda su Apoyo/Advertencia:

“Hey ADO:

Creo que es una broma leer La Broma…

Pero nada, me parece genial. Claramente eres joven”

Gracias Alberto.

Apoyo/Advertencia (3)

julio 24, 2009

Álvaro Bisama nos manda su advertencia/apoyo:

“Siempre que entro en Foster Wallace, no salgo. supongo que es la buena o mala suerte. De todos sus libros, aún estoy empantanado en La Broma Infinita. Intenté terminarlo cuando se murió pero me pareció algo ridículo y cursi. Pero así son las cosas. Mi tesis: leer La Broma Infinita de corrido causa daños neuronales y tiene tanto sentido como ver un maratón de estática televisiva. Por eso adoro el libro. Por eso no lo soporto. Por supuesto, lo obvio: suerte en el pantano”.

Gracias Álvaro.

Apoyo/advertencia (1)

julio 21, 2009

Sergio Coddou es el primero que nos manda su mensaje de apoyo/advertencia: “Los envidio por sumergirse por vez primera en un océano cuyas profundidades, de seguro, ni sospechan, o que si sospechan no serán como lo sospechan. La broma infinita es una zona abisal, seguiré sus lecturas en el blog”.

Gracias Sergio.