800 páginas

julio 31, 2009

800 páginas y sigo con vida. LBI aún no me mata. Aún.

-La Realidad Es Para La Gente Que No Puede Dominar Las Drogas. Eso dice en la Enned House cuando llegan a rehabilitarse los pacientes.

Madame Psicosis sigue sin aparecer. Y Señorita Diagnosis la sacaron del aire. Así que ahora el programa de radio es escuchar una o dos horas sin nada. El tipo que ve las perillas atiende los llamados para calmar a la gente diciendo que no, por favor, no crean que Madame Psicosis está muerta.

– Se elucubra sobre el suicidio de James O. Incandenza quien puso su cabeza en el horno. Su comportamiento se denomina anhedonia. Una suerte de melancolía simple. Estas son las partes en que estoy seguro de leer lo que DFW siente de manera codificada. En especial luego de leer tantos perfiles luego de su muerte, todo pareciera apuntar a que sentía algo así: una suerte de anhedonia. DFW, después de todo, como un escritor melancólico. Que es la figura que una y otra vez surge en la literatura gringa (Yates, Cheever, Fitzgerald).

-Me topo con una de las mejores partes de LBI. Marathe y Steeply conversan. Este útlimo cuenta sobre la adicción de su padre con la serie M*A*S*H. Su padre queda profundamente tocado por esa serie. Al nivel de que manda cartas a los personajes. Y ve M*A*S*H todo el día, renuncia al trabajo, deja la familia de lado y su vida se transforma en ese programa.

-Nunca he visto la serie,  (¿se dio en Chile alguna vez?) pero sí la película de Robert Altman de la cual tengo buenos recuerdos (creo que actuaba el padre de Kiefer Southerland) Acá el trailer:

Antonio Díaz Oliva

Anuncios